cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome

México afronta emergencia por robo de fuente radiactiva tras suma de errores

MÉXICO NUCLEAR | 04 de diciembre de 2013

Imagen cedida hoy, 4 de diciembre de 2013 por la Secretaría de Energía de México (SENER) de la pieza radiactiva robada este lunes en una carretera de México. EFE/SENER/Solo uso editorial

México 4 dic (EFE).- El robo de un equipo médico con material radiactivo de baja intensidad en México se produjo tras una "cadena de errores" y representa una "emergencia mayor", ya que existe un grave riesgo si el contenedor de la fuente se abre de forma intencional o inadvertida, señalaron hoy fuentes oficiales.

Todo comenzó la madrugada del lunes cuando unos sujetos armados asaltaron a los conductores del vehículo que transportaba una fuente de cobalto-60 para teleterapia desde la noroccidental ciudad de Tijuana hacia el Centro de Almacenamiento de Desechos Radiactivos (Cader) en el centro del país.

El robo se produjo alrededor de la 01.30 hora local (07.30 GMT) en una gasolinera de la localidad de Tepojaco, en el central estado de Hidalgo, en momentos en que los conductores dormían en el interior del camión a la espera de que abriera el Cader, situado en el noreste del Estado de México, a pocos kilómetros.

"A los choferes se les hizo fácil pernoctar allí; evidentemente no es algo adecuado, ni conveniente, ni mucho menos recomendable", de acuerdo con los criterios de transporte seguro de material radiactivo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), dijo a Efe el físico Mardonio Jiménez Rojas.

Además, "el localizador GPS que debería haber traído el vehículo simplemente ya no estaba funcionado" y "la vigilancia desde el punto de vista de la seguridad física no fue tomada en cuenta", añadió el director de Supervisión Operativa de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS).

El camión que transportaba el equipo, desmantelado en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y embalado en una caja de acero y madera, viajaba acompañado por una escolta, la cual se encargaba sólo de la seguridad radiológica por si se registraba algún tipo de accidente con el material, dijo.

Sin embargo, el experto admitió que aún no tienen claro si esa escolta, integrada por dos personas que viajan en otro vehículo detrás del camión, estaba presente en el momento del robo o ya se había retirado.

Jiménez Rojas destacó que ahora lo más importante es localizar el material radiactivo y confió en que se alcanzará dicho objetivo en un plazo no superior a dos semanas con "una intensa búsqueda y concientización del publico para que ayude en la localización".

Recordó que en robos anteriores, sobre todo de contenedores de radiografía industrial, se ha tardado ese lapso en recuperar las fuentes.

La fuente radiactiva está "blindada y no representa riesgos" si no se fractura o altera su cabezal, dijo a Efe el subsecretario de Protección Civil de Hidalgo, Miguel García Conde.

"El problema es que si a las personas que lo tienen en su poder se les da por abrir el cabezal, el material es inestable y va a empezar a despedir radiactividad, lo que afectaría de manera grave a quienes tuviesen contacto con él", explicó.

"Puede ser mortal para quienes tengan contacto inmediato, pero no hablamos de una comunidad con radiación" en caso de que la caja sea abierta, aclaró García Conde.

Jiménez Rojas, el director de la CNSNS, coincidió en que hay un "riesgo muy latente", y por eso "la rápida e intensa movilización" que está teniendo lugar en este momento para su localización.

En dicha búsqueda, centrada en Hidalgo, Querétaro, Estado de México, Veracruz, Tlaxcala, Puebla y el Distrito Federal, participan fuerzas federales, municipales y estatales, así como las unidades de Protección Civil.

"Estamos en coordinación muy estrecha", apuntó el físico, quien admitió que si el cabezal es abierto la radiación puede causar la muerte de personas que se encuentren "a distancias muy cortas".

Destacó que los robos de vehículos de transporte son muy comunes en esa zona y que seguramente los asaltantes "no tenían idea de lo que se estaban llevando" en el interior del camión.

El camión, un Volkswagen Worker de color blanco y placas 726-DT-8, resultó atractivo porque era nuevo y cuenta además con una plataforma con grúa integrada.

México